El Salvador, domingo 19 de noviembre de 2017

Lafitte Fernández || octubre 23, 2017

El mañana es hoy para Bukele

Ahora que lo han sacado a puntapiés del FMLN, Nayib Bukele debe guiarse por su intuición más vehemente si no quiere caer en la bancarrota política.

Para él de aquí en adelante cualquier mañana será hoy. No tiene otra opción. Sólo así sobrevivirá en la política si quiere saber lo que  tiene.

Sospecho que Nayib Bukele sabe que sin el FMLN detrás suyo, no le bastará con recrearse. Lo que necesita no es tampoco una mejora del hombre viejo. Mucho menos su futuro debe ser una continuidad solapada.

Bukele sabe lo que ha perdido. No estará detrás suyo un musculoso voto duro, no tiene partido que le busque y proteja el voto y posiblemente le escaseará el financiamiento político en un país falto  de donantes con buena salud financiera y ganas de apoyar una nueva dirección de la historia política.

Pero hay algo más que ha perdido Bukele: ya no será más el “candidato de crisis”, como le llamaban quienes le apoyaban en el FMLN como José Luis Merino y algunos otros.

Tal vez Bukele debió repetirse, muchas veces, lo que realmente significaba para el FMLN: un buen candidato a alcalde capitalino y un eventual candidato presidencial siempre que otros cuatro personajes del FMLN no lograran números venturosos y esperanzadores en las encuestas.

Bukele habría sido candidato presidencial del  FMLN siempre que a Oscar Ortiz, Gerson Martínez ( quien lo rechaza rotundamente y no le guarda ningún sentimiento), Hugo Martínez y Roberto Lorenzana no le dieran los números para ser candidatos en sus estudios de opinión pública.

“No es nuestro. No lo queremos. Pero lo preferimos a él siempre y cuando las encuestas nos demuestren que ningún candidato propio del FMLN le ganaría a ARENA”, escuché decir, en alguna ocasión a un dirigente importante del FMLN cuando habló de Nayib.

Al tenerse a Nayib Bukele como el “candidato de crisis” ( una suerte de bateador emergente en el beisbol), el actual alcalde sabía que era más fácil para él ganarse la lotería que saltar a la primera línea en la lucha por el poder.

En su interior, Nayib siempre supo que si bien los números y las encuestas lo colocan como el personaje más popular de El Salvador, nadie le puede garantizar que dentro de cinco años goce de la misma salud en asuntos de popularidad.

Por eso siempre tuvo amigos y consejeros que le dijeron al oído que este era el momento de ser presidente de El Salvador porque nada le garantizaba que en cinco años siguiese siendo el hombre más popular de El Salvador.

Tal vez por eso Bukele haló el gatillo de su pistola. Debió tomar una decisión frente a su historia personal y dejar  la duda si fue que se largó a punta de excusas, imprudencias y guerrilla verbal, o le quitaron el carné de afiliado al FMLN por alguna razón.

Pero a Bukele no lo sacó del FMLN su agresión contra la síndica Xochil Marchello. Tampoco lo echó una manzana que se hizo puré. Lo que no le perdonaron las autoridades del FMLN es que viajara a Estados Unidos y ahí dijera que El Salvador no tiene presidente.

“El Salvador no tiene Presidente, cuando estaba Mauricio Funes teníamos un mal presidente, pero había uno. Ahora no hay presidente, ahora hay un político que se reúne una vez a la semana …”, se escuchó decir a Bukele antes de que cavara su tumba, deliberadamente o no. 

Esa frase fue lo que construyó el volcán político en el FMLN . El resto se lo podían perdonar a Bukele. Pero no ofender el corazón del gobierno de uno de los pocos firmantes de la paz salvadoreña que está de pie. El resto es historia.

Bukele sabe lo que pierde el FMLN: a su hombre más popular y que, con facilidad, podía venderse como lo más cercano a una nueva forma de hacer política.

Bukele sabe también lo que se juega en el futuro: debe demostrar que una sola figura política puede ser superior a los partidos políticos. Debe probar que si es el hombre más popular de El Salvador, no necesita un partido fuerte para llegar a ser gobernante. 

Tal vez por eso, el FMLN y hasta ARENA andan en busca de cortarle las venas a Bukele. Saben que el alcalde necesita un partido político ya hecho para ser candidato. Por eso intentan cortarle el oxígeno coqueteando ( para escribirlo de la forma más suave) con el PSS de Pérez Valladares o la Democracia Salvadoreña de Adolfo Salume.

El FMLN conoce que Bukele se llevó a Pérez Valladares a Washington, donde insultó a Salvador Sánchez Cerén. Para ellos eso fue un acto preparatorio de lo que realmente quería. Pero ahora Medardo González y otros intentan crear un camino halagüeño con Pérez Valladares para ordenar el pequeño caos que les dejó Bukele.

Bukele es también amigo de Fito Salume, aunque hay quienes dicen que están un poco distantes. Pero para que Bukele abra las puertas de su paraíso personal también puede hacer su propio partido político apenas acaben las elecciones de marzo.

En el entretanto, supongo que para Bukele el silencio es la mejor conversación. Ser el más popular de un país y quedar suelto, es ponerle carne molida a un buen cazador.

El mañana es hoy para Bukele

Por: Lafitte Fernández
octubre 23, 2017

Ahora que lo han sacado a puntapiés del FMLN, Nayib Bukele debe guiarse por su intuición más vehemente si no quiere caer en la bancarrota política.

102nueve

Ahora que lo han sacado a puntapiés del FMLN, Nayib Bukele debe guiarse por su intuición más vehemente si no quiere caer en la bancarrota política.

Para él de aquí en adelante cualquier mañana será hoy. No tiene otra opción. Sólo así sobrevivirá en la política si quiere saber lo que  tiene.

Sospecho que Nayib Bukele sabe que sin el FMLN detrás suyo, no le bastará con recrearse. Lo que necesita no es tampoco una mejora del hombre viejo. Mucho menos su futuro debe ser una continuidad solapada.

Bukele sabe lo que ha perdido. No estará detrás suyo un musculoso voto duro, no tiene partido que le busque y proteja el voto y posiblemente le escaseará el financiamiento político en un país falto  de donantes con buena salud financiera y ganas de apoyar una nueva dirección de la historia política.

Pero hay algo más que ha perdido Bukele: ya no será más el “candidato de crisis”, como le llamaban quienes le apoyaban en el FMLN como José Luis Merino y algunos otros.

Tal vez Bukele debió repetirse, muchas veces, lo que realmente significaba para el FMLN: un buen candidato a alcalde capitalino y un eventual candidato presidencial siempre que otros cuatro personajes del FMLN no lograran números venturosos y esperanzadores en las encuestas.

Bukele habría sido candidato presidencial del  FMLN siempre que a Oscar Ortiz, Gerson Martínez ( quien lo rechaza rotundamente y no le guarda ningún sentimiento), Hugo Martínez y Roberto Lorenzana no le dieran los números para ser candidatos en sus estudios de opinión pública.

“No es nuestro. No lo queremos. Pero lo preferimos a él siempre y cuando las encuestas nos demuestren que ningún candidato propio del FMLN le ganaría a ARENA”, escuché decir, en alguna ocasión a un dirigente importante del FMLN cuando habló de Nayib.

Al tenerse a Nayib Bukele como el “candidato de crisis” ( una suerte de bateador emergente en el beisbol), el actual alcalde sabía que era más fácil para él ganarse la lotería que saltar a la primera línea en la lucha por el poder.

En su interior, Nayib siempre supo que si bien los números y las encuestas lo colocan como el personaje más popular de El Salvador, nadie le puede garantizar que dentro de cinco años goce de la misma salud en asuntos de popularidad.

Por eso siempre tuvo amigos y consejeros que le dijeron al oído que este era el momento de ser presidente de El Salvador porque nada le garantizaba que en cinco años siguiese siendo el hombre más popular de El Salvador.

Tal vez por eso Bukele haló el gatillo de su pistola. Debió tomar una decisión frente a su historia personal y dejar  la duda si fue que se largó a punta de excusas, imprudencias y guerrilla verbal, o le quitaron el carné de afiliado al FMLN por alguna razón.

Pero a Bukele no lo sacó del FMLN su agresión contra la síndica Xochil Marchello. Tampoco lo echó una manzana que se hizo puré. Lo que no le perdonaron las autoridades del FMLN es que viajara a Estados Unidos y ahí dijera que El Salvador no tiene presidente.

“El Salvador no tiene Presidente, cuando estaba Mauricio Funes teníamos un mal presidente, pero había uno. Ahora no hay presidente, ahora hay un político que se reúne una vez a la semana …”, se escuchó decir a Bukele antes de que cavara su tumba, deliberadamente o no. 

Esa frase fue lo que construyó el volcán político en el FMLN . El resto se lo podían perdonar a Bukele. Pero no ofender el corazón del gobierno de uno de los pocos firmantes de la paz salvadoreña que está de pie. El resto es historia.

Bukele sabe lo que pierde el FMLN: a su hombre más popular y que, con facilidad, podía venderse como lo más cercano a una nueva forma de hacer política.

Bukele sabe también lo que se juega en el futuro: debe demostrar que una sola figura política puede ser superior a los partidos políticos. Debe probar que si es el hombre más popular de El Salvador, no necesita un partido fuerte para llegar a ser gobernante. 

Tal vez por eso, el FMLN y hasta ARENA andan en busca de cortarle las venas a Bukele. Saben que el alcalde necesita un partido político ya hecho para ser candidato. Por eso intentan cortarle el oxígeno coqueteando ( para escribirlo de la forma más suave) con el PSS de Pérez Valladares o la Democracia Salvadoreña de Adolfo Salume.

El FMLN conoce que Bukele se llevó a Pérez Valladares a Washington, donde insultó a Salvador Sánchez Cerén. Para ellos eso fue un acto preparatorio de lo que realmente quería. Pero ahora Medardo González y otros intentan crear un camino halagüeño con Pérez Valladares para ordenar el pequeño caos que les dejó Bukele.

Bukele es también amigo de Fito Salume, aunque hay quienes dicen que están un poco distantes. Pero para que Bukele abra las puertas de su paraíso personal también puede hacer su propio partido político apenas acaben las elecciones de marzo.

En el entretanto, supongo que para Bukele el silencio es la mejor conversación. Ser el más popular de un país y quedar suelto, es ponerle carne molida a un buen cazador.

Se escuchó en la 102nueve