El Salvador, martes 12 de diciembre de 2017

Pastor de la Mara Salvatrucha tiene plaza fantasma en Alcaldía de Ilopango

Por: Tania Martínez
agosto 1, 2016

Son cuatro las unidades de la Fiscalía que están llevando el proceso judicial de la Operación Jaque, entre ellas Extorsiones, Antinarcotráfico, Homicidio y Antipandillas y de Investigación Financiera.

Alias Piwa.

Su salario oscilaba entre los 300 a 800 dólares mensuales. De acuerdo con el Seguro Social y una AFP, Marvin Adaly Quintanilla Ramos, el cerebro financiero de la Mara Salvatrucha (MS-13), trabajaba en la Alcaldía de Ilopango.

Con esa información en las manos la Fiscalía General (FGR) ordenó seguirle los pasos. Pero nunca llegó a laborar la alcaldía que administra Salvador Ruano, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Su plaza era fantasma.

Alias Piwa, además, tenía dos documentos de identidad, explicó la Fiscalía durante la audiencia de imposición de medidas en su contra y más de 70 miembros más de la Federación, la cúpula criminal de la temida MS.

Son cuatro las unidades de la Fiscalía que están llevando el proceso judicial de la Operación Jaque, entre ellas Extorsiones, Antinarcotráfico, Homicidio y Antipandillas y de Investigación Financiera.

Esta última detalla que al Piwa lo vieron manejando alrededor de 15 diferentes vehículos de lujos como: BMW, Mini Cooper, Mercedes y hasta Hummer. Pero ninguno estaba a nombre de él, si no a Jonathan Mitchell Barrera Hernández (un testaferro) cuyo oficio era mecánico y era considerado de bajo perfil.

Los vehículos  eran depositados en un taller de San Jacinto, el cual se incendió el 20 de diciembre del año pasado. En él había diez carros, varios de ellos eran del imputado Quintanilla Ramos, pero no hubo ningún reclamo por las pérdidas.

Piwa compra armas al salir de presión

La FGR detalló que Piwa, dos meses después de salir de la cárcel el 25 de octubre del 2013, obtuvo una licencia para comprar un arma de fuego que tuvo un costo de aproximadamente $2,200 y luego adquirió otra. Un rifle con mira telescópica por el monto de $1,600.

Según el requerimiento presentado el pasado fin de semana al Juzgado Especializado de Instrucción A, la Federación tenía poder de decisión de algunas acciones para que las cometieran pandilleros de la MS.

Entre las acciones que determinaba esta estructura, que al parecer es dirigida por el Piwa, es el cobro de la extorsión, homicidios y narcotráfico. En este último rubro ilícito la Federación maneja la distribución de drogas a nivel nacional.

Todo los fondos que maneja la Federación pretendían utilizarlo para la compra de armas de fuego, o al menos eso hacían creer a los miembros de la pandilla.  Pero era invertido para los nuevos miembros de la ranfla nacional conocida ahora como la Federación.

El Juzgado Especializado de Instrucción A de San Salvador dijo que hará tres audiencias del caso. La primera con los imputados presentes, la segunda con reos intimados que están relacionados y la tercera para los imputados ausentes.

La Fiscalía ha solicitado 6 meses de instrucción en este caso para fortalecer este proceso jucidial.

Mauricio Gámez, abogado del pastor evangelico, dijo que la FGR tiene en sus manos pruebas en contra de su cliente, unas de ellas es través de las escuchas telefónicas, ocho números en total que lo involucran con algunos delitos.

Además le imputan el delito de lavado de dinero, pero no han demostrado el monto, dijo el profesional.

Pastor de la Mara Salvatrucha tiene plaza fantasma en Alcaldía de Ilopango

Por: Tania Martínez
agosto 1, 2016

Son cuatro las unidades de la Fiscalía que están llevando el proceso judicial de la Operación Jaque, entre ellas Extorsiones, Antinarcotráfico, Homicidio y Antipandillas y de Investigación Financiera.

Alias Piwa.

Son cuatro las unidades de la Fiscalía que están llevando el proceso judicial de la Operación Jaque, entre ellas Extorsiones, Antinarcotráfico, Homicidio y Antipandillas y de Investigación Financiera.

Su salario oscilaba entre los 300 a 800 dólares mensuales. De acuerdo con el Seguro Social y una AFP, Marvin Adaly Quintanilla Ramos, el cerebro financiero de la Mara Salvatrucha (MS-13), trabajaba en la Alcaldía de Ilopango.

Con esa información en las manos la Fiscalía General (FGR) ordenó seguirle los pasos. Pero nunca llegó a laborar la alcaldía que administra Salvador Ruano, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Su plaza era fantasma.

Alias Piwa, además, tenía dos documentos de identidad, explicó la Fiscalía durante la audiencia de imposición de medidas en su contra y más de 70 miembros más de la Federación, la cúpula criminal de la temida MS.

Son cuatro las unidades de la Fiscalía que están llevando el proceso judicial de la Operación Jaque, entre ellas Extorsiones, Antinarcotráfico, Homicidio y Antipandillas y de Investigación Financiera.

Esta última detalla que al Piwa lo vieron manejando alrededor de 15 diferentes vehículos de lujos como: BMW, Mini Cooper, Mercedes y hasta Hummer. Pero ninguno estaba a nombre de él, si no a Jonathan Mitchell Barrera Hernández (un testaferro) cuyo oficio era mecánico y era considerado de bajo perfil.

Los vehículos  eran depositados en un taller de San Jacinto, el cual se incendió el 20 de diciembre del año pasado. En él había diez carros, varios de ellos eran del imputado Quintanilla Ramos, pero no hubo ningún reclamo por las pérdidas.

Piwa compra armas al salir de presión

La FGR detalló que Piwa, dos meses después de salir de la cárcel el 25 de octubre del 2013, obtuvo una licencia para comprar un arma de fuego que tuvo un costo de aproximadamente $2,200 y luego adquirió otra. Un rifle con mira telescópica por el monto de $1,600.

Según el requerimiento presentado el pasado fin de semana al Juzgado Especializado de Instrucción A, la Federación tenía poder de decisión de algunas acciones para que las cometieran pandilleros de la MS.

Entre las acciones que determinaba esta estructura, que al parecer es dirigida por el Piwa, es el cobro de la extorsión, homicidios y narcotráfico. En este último rubro ilícito la Federación maneja la distribución de drogas a nivel nacional.

Todo los fondos que maneja la Federación pretendían utilizarlo para la compra de armas de fuego, o al menos eso hacían creer a los miembros de la pandilla.  Pero era invertido para los nuevos miembros de la ranfla nacional conocida ahora como la Federación.

El Juzgado Especializado de Instrucción A de San Salvador dijo que hará tres audiencias del caso. La primera con los imputados presentes, la segunda con reos intimados que están relacionados y la tercera para los imputados ausentes.

La Fiscalía ha solicitado 6 meses de instrucción en este caso para fortalecer este proceso jucidial.

Mauricio Gámez, abogado del pastor evangelico, dijo que la FGR tiene en sus manos pruebas en contra de su cliente, unas de ellas es través de las escuchas telefónicas, ocho números en total que lo involucran con algunos delitos.

Además le imputan el delito de lavado de dinero, pero no han demostrado el monto, dijo el profesional.

Se escuchó en la 102nueve