El Salvador, martes 23 de enero de 2018

Miedo y angustia podrían pasarle factura a PNC

Por: Redacción 102nueve
enero 11, 2018

Para los entrevistados, es necesario aportar a la salud mental de los agentes policiales que constantemente se exponen a situaciones de riesgo.

Radio 102nueve

El miedo, la angustia y la desesperanza pueden pasarle factura a la salud mental de los elementos de la Policía Nacional Civil (PNC). Este premisa es una de las afirmaciones hechas por Fortín Magaña, extitular del Instituto de Medicina Legal, y Ricardo Sosa, analista político, en una entrevista vespertina de Radio 102nueve.

Este tema sale a colación luego del suicidio de una agente policial, mientras ella estaba de visita en la casa de un familiar en Bosques de la Paz, Ilopango, el primero de enero de este año.

Acorde a las estadísticas, desde 1993 han ocurrido 134 suicidios de policías. De hecho, se ha presentado un incremento de esta cifra desde 1998 hasta el año 2000, cuando 43 elementos decidieron quitarse la vida en ese período.

Ante esta situación, Magaña expresó que “se necesita un sistema (no restituir al sistema de salud) pero hay lugares en que hay peligro más grande que en otros, en este caso la policía”.

Por lo tanto, según el psiquiatra, la institución policial “requiere de características particulares, los 30 mil policías requieren un equipo multiciplinario sobre el miedo, angustia y desesperanza que pueden llegar a experimentar”.

“Hay dos palabras que están en juego: esperanza e impunidad”, expresó el especialista y alegó su punto de vista sobre la escucha de llamadas telefónicas.

“Me parece horroroso, lo que pasó cuando los diputados evitan que se pueden utilizar las llamadas telefónicas, aquí se está protegiendo la impunidad, estamos con hombres y mujeres que tienen miedo a que los maten (a ellos) y a sus familiares.”

En contraparte, Ricardo Sosa, analista político, refirió la importancia de la corporación policial como “un pilar de los Acuerdos de Paz”, realizados en 1992. Sin embargo, el invitado resaltó los “defectos de fábrica” que están inmersos en la estructura de la institución.

“Presupuesto deficientes, designación de recursos que no son adecuados, (a pesar que) en 2016 y 2017 que se ha fortalecido a la contribución especial, ésta  carece de un presupuesto para la realidad, que es conocida como una guerra social”, expresó Sosa.

Además, Sosa agregó que “juzgando y criticando de los 33 psicólogos y  los 15 profesionales  ya no tiene sentido, sino que debemos de sumarnos a apoyar y fortalecer a nuestra policía.”

Los criminales le han ganado la moral al gobierno

Para el extitular de Medicina Legal, los criminales le han ganado la moral al gobierno y al Estado, por lo que es un problema que ha alcanzado diferentes aspectos en el tema de la salud mental en la PNC.

“El cuerpo policial es una estructura psicológica diferente a los bomberos, la PNC  necesita conocer temáticas distintas o técnicas de todo tipo. Son personas que están en su trabajo y viven con el temor y el miedo”, expresó el psiquiatra.

Por lo tanto, concluyó junto a Sosa sobre la necesidad de aportar al crecimiento de los elementos de la PNC a través de una mejora presupuestaria y un mayor aporte desde la atención  psicológica integral.

“No podemos encontrar la solución a una enfermedad si no hacemos un diagnostico”, puntualizó Magaña.  Y agregó que “la PNC son parte de nosotros, somos los salvadoreños los  que estamos juntos y vemos un problema horrible de seguridad”.

Miedo y angustia podrían pasarle factura a PNC

Por: Redacción 102nueve
enero 11, 2018

Para los entrevistados, es necesario aportar a la salud mental de los agentes policiales que constantemente se exponen a situaciones de riesgo.

Radio 102nueve

Para los entrevistados, es necesario aportar a la salud mental de los agentes policiales que constantemente se exponen a situaciones de riesgo.

El miedo, la angustia y la desesperanza pueden pasarle factura a la salud mental de los elementos de la Policía Nacional Civil (PNC). Este premisa es una de las afirmaciones hechas por Fortín Magaña, extitular del Instituto de Medicina Legal, y Ricardo Sosa, analista político, en una entrevista vespertina de Radio 102nueve.

Este tema sale a colación luego del suicidio de una agente policial, mientras ella estaba de visita en la casa de un familiar en Bosques de la Paz, Ilopango, el primero de enero de este año.

Acorde a las estadísticas, desde 1993 han ocurrido 134 suicidios de policías. De hecho, se ha presentado un incremento de esta cifra desde 1998 hasta el año 2000, cuando 43 elementos decidieron quitarse la vida en ese período.

Ante esta situación, Magaña expresó que “se necesita un sistema (no restituir al sistema de salud) pero hay lugares en que hay peligro más grande que en otros, en este caso la policía”.

Por lo tanto, según el psiquiatra, la institución policial “requiere de características particulares, los 30 mil policías requieren un equipo multiciplinario sobre el miedo, angustia y desesperanza que pueden llegar a experimentar”.

“Hay dos palabras que están en juego: esperanza e impunidad”, expresó el especialista y alegó su punto de vista sobre la escucha de llamadas telefónicas.

“Me parece horroroso, lo que pasó cuando los diputados evitan que se pueden utilizar las llamadas telefónicas, aquí se está protegiendo la impunidad, estamos con hombres y mujeres que tienen miedo a que los maten (a ellos) y a sus familiares.”

En contraparte, Ricardo Sosa, analista político, refirió la importancia de la corporación policial como “un pilar de los Acuerdos de Paz”, realizados en 1992. Sin embargo, el invitado resaltó los “defectos de fábrica” que están inmersos en la estructura de la institución.

“Presupuesto deficientes, designación de recursos que no son adecuados, (a pesar que) en 2016 y 2017 que se ha fortalecido a la contribución especial, ésta  carece de un presupuesto para la realidad, que es conocida como una guerra social”, expresó Sosa.

Además, Sosa agregó que “juzgando y criticando de los 33 psicólogos y  los 15 profesionales  ya no tiene sentido, sino que debemos de sumarnos a apoyar y fortalecer a nuestra policía.”

Los criminales le han ganado la moral al gobierno

Para el extitular de Medicina Legal, los criminales le han ganado la moral al gobierno y al Estado, por lo que es un problema que ha alcanzado diferentes aspectos en el tema de la salud mental en la PNC.

“El cuerpo policial es una estructura psicológica diferente a los bomberos, la PNC  necesita conocer temáticas distintas o técnicas de todo tipo. Son personas que están en su trabajo y viven con el temor y el miedo”, expresó el psiquiatra.

Por lo tanto, concluyó junto a Sosa sobre la necesidad de aportar al crecimiento de los elementos de la PNC a través de una mejora presupuestaria y un mayor aporte desde la atención  psicológica integral.

“No podemos encontrar la solución a una enfermedad si no hacemos un diagnostico”, puntualizó Magaña.  Y agregó que “la PNC son parte de nosotros, somos los salvadoreños los  que estamos juntos y vemos un problema horrible de seguridad”.

Se escuchó en la 102nueve