El Salvador, jueves 23 de marzo de 2017

Luca inició una nueva vida luego de perder una de sus patas

Por: Tania Martínez
diciembre 13, 2016

Pia ha visto que Luca tiene fuerza de voluntad: ya sube las gradas de la segunda planta de la casa. Ha iniciado a ambientarse con su entorno.

Luca inició nueva vida con la familia Quezada Sánchez.

El vehículo arrolló al perro y lo hizo rodar como un costal de huesos. El canino quedó destrozado: con las cuatro patas fracturadas. El accidente ocurrió cerca de un centro comercial ubicado en la carretera Panamericana que conduce al occidente del país. Era finales de septiembre.

En un inicio nadie se quiso hacer cargo de él. Pasó tres días a la intemperie, sufriendo, hasta que la asociación canina La Manada de Pick lo rescató.

En esa organización lo bautizaron como "Joselito". La rehabilitación fue prolongada: los veterinarios le realizaron tres operaciones en sus cuatros miembros.

Lograron salvarle la vida, pero, lamentablemente, el miembro derecho de la parte delantera no tuvo los resultados esperados. El veterinario tuvo que amputarla y colocar clavos en las otras tres patas.

Luca recuperandose de las cirugías.

Bery Zamora, miembro de la manada de Pick, relató que “Joselito” fue puesto en adopción semanas después de la última cirugía. Debido a su discapacidad tenía pocas posibilidades de ser adoptado por alguna familia.

Cierto día, Eleonara Sánchez observó en redes sociales el caso de Joselito. Fue a la oenegé y al verlo se enamoró de él. "Es un perrito especial", dice.

Al ser adoptado por la familia Quezada Sánchez comenzó una nueva vida la mascota. En primer lugar se dejó de llamar Joselito y lo bautizaron con el nombre de "Luca".

En la vivienda de Pia, como conocen a Eleonara, hay otros tres perros. Micah es un can Schnauzer. Harrison y Nella, son otros dos perros mestizos adoptados.

El temor que tenía la familia es que los animales no aceptarán a Luca por ser el nuevo integrante de la manada.

El veterinario les dio unas indicaciones para que no fuera rechazado por los tres caninos. 

"Antes de ingresar a la vivienda teníamos que  presentar a Luca a uno por uno. Al inicio lo olfatearon y le gruñian", señaló.

Esa fue la primera parte del proceso de ambientación. Este canino no hará cosas que hacen los otros perros.

"Nosotros corremos como 8 kilómetros con los perros, sabemos que con Luca no vamos a poder correr esa distancia, sin una de sus patas eso será cansado para él.  Tengo la esperanza que cuando madure más se haga más fuerte y pueda correr junto a nosotros", dijo.

Pia ha visto que Luca tiene fuerza de voluntad: ya sube las gradas de la segunda planta de la casa. Ha iniciado a ambientarse con su entorno. Los cuatros perros comen en platos separados para evitar problemas y todos se respetan.

La adopción de una mascota significa responsabilidad. Para empezar se incrementan los gastos. Así  lo confirmó esta integrante de la familia.

"Ahora es comida para cuatro chuchos, son cuatro vacunas contra la rabia. Pero no me arrepiento", manifiesta.

Se acerca el fin de año y la nueva familia de Luca tiene como tradición ir a la playa, pero envían a los animales a un hospedaje de perros.

Sin embargo, uno de los miembros del grupo familiar está indeciso. No sabe si irá a esa actividad de fin de año. Siente que las cosas no serán fáciles para el nuevo miembro de la manada.

"Ya le dije a mi esposo que no sé cómo actuará Luca con otros perros en el hospedaje y que quizás este año no iré a la playa para cuidarlos".

Como toda una madre amorosa, ella ve a Luca como un animal bondadoso. No quieren que sufra por su discapacidad, sobretodo, que no sienta desventaja porque le falta uno de sus miembros.

Sánchez espera que las leyes para proteger a los animales domésticos en El Salvador sean más duras para evitar que haya tanto perro abandonado o maltratado.

Luca tiene una mirada tierna y se moviliza con más confianza en su nuevo hogar.

Pia Sánchez comparte su amor hacia los perros y muestra cómo eran otros dos perros rescatados y hoy adoptados: Harrison y Nella.


Dos perros abandonados fueron adoptados por la familia Quezada Sánchez 

Luca inició una nueva vida luego de perder una de sus patas

Por: Tania Martínez
diciembre 13, 2016

Pia ha visto que Luca tiene fuerza de voluntad: ya sube las gradas de la segunda planta de la casa. Ha iniciado a ambientarse con su entorno.

Luca inició nueva vida con la familia Quezada Sánchez.

Pia ha visto que Luca tiene fuerza de voluntad: ya sube las gradas de la segunda planta de la casa. Ha iniciado a ambientarse con su entorno.

El vehículo arrolló al perro y lo hizo rodar como un costal de huesos. El canino quedó destrozado: con las cuatro patas fracturadas. El accidente ocurrió cerca de un centro comercial ubicado en la carretera Panamericana que conduce al occidente del país. Era finales de septiembre.

En un inicio nadie se quiso hacer cargo de él. Pasó tres días a la intemperie, sufriendo, hasta que la asociación canina La Manada de Pick lo rescató.

En esa organización lo bautizaron como "Joselito". La rehabilitación fue prolongada: los veterinarios le realizaron tres operaciones en sus cuatros miembros.

Lograron salvarle la vida, pero, lamentablemente, el miembro derecho de la parte delantera no tuvo los resultados esperados. El veterinario tuvo que amputarla y colocar clavos en las otras tres patas.

Luca recuperandose de las cirugías.

Bery Zamora, miembro de la manada de Pick, relató que “Joselito” fue puesto en adopción semanas después de la última cirugía. Debido a su discapacidad tenía pocas posibilidades de ser adoptado por alguna familia.

Cierto día, Eleonara Sánchez observó en redes sociales el caso de Joselito. Fue a la oenegé y al verlo se enamoró de él. "Es un perrito especial", dice.

Al ser adoptado por la familia Quezada Sánchez comenzó una nueva vida la mascota. En primer lugar se dejó de llamar Joselito y lo bautizaron con el nombre de "Luca".

En la vivienda de Pia, como conocen a Eleonara, hay otros tres perros. Micah es un can Schnauzer. Harrison y Nella, son otros dos perros mestizos adoptados.

El temor que tenía la familia es que los animales no aceptarán a Luca por ser el nuevo integrante de la manada.

El veterinario les dio unas indicaciones para que no fuera rechazado por los tres caninos. 

"Antes de ingresar a la vivienda teníamos que  presentar a Luca a uno por uno. Al inicio lo olfatearon y le gruñian", señaló.

Esa fue la primera parte del proceso de ambientación. Este canino no hará cosas que hacen los otros perros.

"Nosotros corremos como 8 kilómetros con los perros, sabemos que con Luca no vamos a poder correr esa distancia, sin una de sus patas eso será cansado para él.  Tengo la esperanza que cuando madure más se haga más fuerte y pueda correr junto a nosotros", dijo.

Pia ha visto que Luca tiene fuerza de voluntad: ya sube las gradas de la segunda planta de la casa. Ha iniciado a ambientarse con su entorno. Los cuatros perros comen en platos separados para evitar problemas y todos se respetan.

La adopción de una mascota significa responsabilidad. Para empezar se incrementan los gastos. Así  lo confirmó esta integrante de la familia.

"Ahora es comida para cuatro chuchos, son cuatro vacunas contra la rabia. Pero no me arrepiento", manifiesta.

Se acerca el fin de año y la nueva familia de Luca tiene como tradición ir a la playa, pero envían a los animales a un hospedaje de perros.

Sin embargo, uno de los miembros del grupo familiar está indeciso. No sabe si irá a esa actividad de fin de año. Siente que las cosas no serán fáciles para el nuevo miembro de la manada.

"Ya le dije a mi esposo que no sé cómo actuará Luca con otros perros en el hospedaje y que quizás este año no iré a la playa para cuidarlos".

Como toda una madre amorosa, ella ve a Luca como un animal bondadoso. No quieren que sufra por su discapacidad, sobretodo, que no sienta desventaja porque le falta uno de sus miembros.

Sánchez espera que las leyes para proteger a los animales domésticos en El Salvador sean más duras para evitar que haya tanto perro abandonado o maltratado.

Luca tiene una mirada tierna y se moviliza con más confianza en su nuevo hogar.

Pia Sánchez comparte su amor hacia los perros y muestra cómo eran otros dos perros rescatados y hoy adoptados: Harrison y Nella.


Dos perros abandonados fueron adoptados por la familia Quezada Sánchez 

Se escuchó en la 102nueve