El Salvador, viernes 22 de septiembre de 2017

La independencia más importante no fue el 15 de septiembre.

Por: Redacción 102nueve
septiembre 1, 2017

El día de la independencia no ocurrió en la fecha que los salvadoreños celebran las fiestas patrias, según el historiador Adolfo Bonilla.

102nueve

Esta mañana, en la entrevista matutina de Radio 102nueve, Adolfo Bonilla habló sobre la verdadera fecha en la que se anunció las añoranzas de independencia de lo que hoy se conoce como  República de El Salvador.  

Gracias a la cátedra del historiador, se reconoció que los movimientos independentistas fueron motivados por intereses económicos y políticos que predominaron en el devenir salvadoreño.

Sin embargo, los salvadoreños están acostumbrados a celebrar el 15 de setiembre como la fecha culmen de la separación de El Salvador de la colonia española.

Según Bonilla, la verdadera independencia en relación a España y México ocurrió un 11 de enero del 1822, cuando la vicaría de San Salvador declaró su autonomía en relación a España y México.

Esto como consecuencia  de la anexión de varias provincias, incluidos varias ciudades como Santa Ana y San Miguel al Imperio Mexicano el 3 de enero del 1822.

Por mayoría absoluta Centroamérica se anexó a México en esta época. Sin embargo, San Salvador ni San Vicente reconocieron este proceso independentista.

Cabe recordar, según el historiador, que el grito de independencia de Centroamérica del 5 de noviembre del 1811 fue una independencia parcial si se toma en cuenta que se crea un gobierno autónomo pero negociado por el entonces capitán general de la intendencia.  

Además, se recordó que, según varios historiadores, San Salvador estaba luchando por establecer  su obispado independiente de Guatemala. 

Al tener su derecho a un obispado, no pagarían diezmos a la diócesis guatemalteca de la Iglesia Católica Española. Por lo tanto, la añoranza de una independencia política y eclesiástica de Guatemala fue impulsada por fines económicos.

De hecho, el  53% de los diezmos de Guatemala provenían de El Salvador, que eran dados por la población mestiza y criolla. San Salvador era el equivalente en la economía más desarrollada de la región gracias al añil.  

Los indígenas no pagaban diezmos, estaban en transición por el sincronismo de religión. Sin embargo, pagaban tributos directamente a la corona.

Papel de Matías Delgado

Además, se resaltó la imagen de José Matías Delgado en los procesos de independencia. San Salvador era una vicaría regida por este personaje histórico que a pesar de buscar instaurar un obispado en la ciudad no buscaba ser obispo.

De hecho, en su radicalidad, había analizado crear una iglesia nacional independiente del Vaticano.

Además, José Matías Delgado murió excomulgado, el obispo que lo debía de conocer había sido expulsado de Francisco Morazán y estaba en Cuba, por lo que no se difundió.

En ese entonces, los sacerdotes fueron funcionarios políticos que tuvieron poder de influencia entre la población de la colonia, al punto de movilizar movimientos en el vicariato que antes formaba San Salvador. 

 “Aquí el dominio español es cruz y corona, la Iglesia es parte del sistema de legitimación y dominación. Se tenía la costumbre de tener incidencia política como Matías Delgado, como político y como sacerdote” mencionó Bonilla.

 

La independencia más importante no fue el 15 de septiembre.

Por: Redacción 102nueve
septiembre 1, 2017

El día de la independencia no ocurrió en la fecha que los salvadoreños celebran las fiestas patrias, según el historiador Adolfo Bonilla.

102nueve

El día de la independencia no ocurrió en la fecha que los salvadoreños celebran las fiestas patrias, según el historiador Adolfo Bonilla.

Esta mañana, en la entrevista matutina de Radio 102nueve, Adolfo Bonilla habló sobre la verdadera fecha en la que se anunció las añoranzas de independencia de lo que hoy se conoce como  República de El Salvador.  

Gracias a la cátedra del historiador, se reconoció que los movimientos independentistas fueron motivados por intereses económicos y políticos que predominaron en el devenir salvadoreño.

Sin embargo, los salvadoreños están acostumbrados a celebrar el 15 de setiembre como la fecha culmen de la separación de El Salvador de la colonia española.

Según Bonilla, la verdadera independencia en relación a España y México ocurrió un 11 de enero del 1822, cuando la vicaría de San Salvador declaró su autonomía en relación a España y México.

Esto como consecuencia  de la anexión de varias provincias, incluidos varias ciudades como Santa Ana y San Miguel al Imperio Mexicano el 3 de enero del 1822.

Por mayoría absoluta Centroamérica se anexó a México en esta época. Sin embargo, San Salvador ni San Vicente reconocieron este proceso independentista.

Cabe recordar, según el historiador, que el grito de independencia de Centroamérica del 5 de noviembre del 1811 fue una independencia parcial si se toma en cuenta que se crea un gobierno autónomo pero negociado por el entonces capitán general de la intendencia.  

Además, se recordó que, según varios historiadores, San Salvador estaba luchando por establecer  su obispado independiente de Guatemala. 

Al tener su derecho a un obispado, no pagarían diezmos a la diócesis guatemalteca de la Iglesia Católica Española. Por lo tanto, la añoranza de una independencia política y eclesiástica de Guatemala fue impulsada por fines económicos.

De hecho, el  53% de los diezmos de Guatemala provenían de El Salvador, que eran dados por la población mestiza y criolla. San Salvador era el equivalente en la economía más desarrollada de la región gracias al añil.  

Los indígenas no pagaban diezmos, estaban en transición por el sincronismo de religión. Sin embargo, pagaban tributos directamente a la corona.

Papel de Matías Delgado

Además, se resaltó la imagen de José Matías Delgado en los procesos de independencia. San Salvador era una vicaría regida por este personaje histórico que a pesar de buscar instaurar un obispado en la ciudad no buscaba ser obispo.

De hecho, en su radicalidad, había analizado crear una iglesia nacional independiente del Vaticano.

Además, José Matías Delgado murió excomulgado, el obispo que lo debía de conocer había sido expulsado de Francisco Morazán y estaba en Cuba, por lo que no se difundió.

En ese entonces, los sacerdotes fueron funcionarios políticos que tuvieron poder de influencia entre la población de la colonia, al punto de movilizar movimientos en el vicariato que antes formaba San Salvador. 

 “Aquí el dominio español es cruz y corona, la Iglesia es parte del sistema de legitimación y dominación. Se tenía la costumbre de tener incidencia política como Matías Delgado, como político y como sacerdote” mencionó Bonilla.

 

Se escuchó en la 102nueve