El Salvador, martes 20 de febrero de 2018

Entre la espada y la pared el expresidente Funes y sus amigos

Por: Elena González
agosto 20, 2016

La Fiscalía persigue a Funes porque sospecha que mientras fue funcionario cometió peculado, enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

La Fiscalía General (FGR) está siguiendo los pasos a Mauricio Funes. En un sorpresivo operativo ha comenzado a allanar las casas y oficinas de los principales miembros del círculo que lo acompañó mientras fue presidente y que se beneficiaron de los más onerosos contratos por los que el Estado pagó millones y millones de dólares.

La Fiscalía persigue a Funes porque sospecha que mientras fue funcionario cometió peculado, enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

Las propiedades allanadas pertenecen a Miguel Menéndez, conocido como MECAFE. Entre 2008 y 2009 se convirtió en uno de los principales financistas de la campaña de Funes y al llegar éste a la presidencia ganó los más jugosos contratos en servicios de seguridad que vendió con su empresa COSASE.

Menéndez se desempeñó como presidente del CIFCO al inicio de la presidencia Funes, que obtuvo el poder aliado con el FMLN.

Estas son las propiedades allanadas: casa número 20 ubicada en la calle El Gorrión, Lomas de Altamira, San Salvador, que pertenece a COSASE pero que, de acuerdo a una publicación de El Faro.net a ella se mudó Funes después de entregar el poder en mayo de 2014; oficinas de COSASE en residencial Monte Carlo, avenida Bernal; oficinas administrativas de Menéndez en avenida Bernal; casa 57-A en Lomas de Altamira, calle Guacalchía, en la que vive Ada Mitchell Guzmán Sigüenza; oficina del despacho contable Benítez Ochoa, en colonia Escalón.

Alcides Ochoa Benítez fue juramentado el 5 de septiembre de 2012 como ministro de Agricultura. Tres años antes había sido uno de los financistas de la campaña de Funes. En la publicación de El Faro aparece en la cadena de amigos que participaron en la legalización de la casa de la colonia Altamira.

A principios de febrero de este año la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó juicio por sospechas de enriquecimiento ilícito por más de $600,000 contra Funes. De acuerdo con una investigación de la Sección de Probidad él gastó muchísimo más dinero del que pudo haber ganado como funcionario y todavía ahorró casi $200,000.

Funes es el segundo presidente desde los años 50 que enfrenta un proceso penal por corrupción. El primero fue el expresidente Francisco Flores acusado de desviar $15,000, 000 de la cooperación de Taiwán que terminaron en las arcas de ARENA.

Entre la espada y la pared el expresidente Funes y sus amigos

Por: Elena González
agosto 20, 2016

La Fiscalía persigue a Funes porque sospecha que mientras fue funcionario cometió peculado, enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

La Fiscalía persigue a Funes porque sospecha que mientras fue funcionario cometió peculado, enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

La Fiscalía General (FGR) está siguiendo los pasos a Mauricio Funes. En un sorpresivo operativo ha comenzado a allanar las casas y oficinas de los principales miembros del círculo que lo acompañó mientras fue presidente y que se beneficiaron de los más onerosos contratos por los que el Estado pagó millones y millones de dólares.

La Fiscalía persigue a Funes porque sospecha que mientras fue funcionario cometió peculado, enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

Las propiedades allanadas pertenecen a Miguel Menéndez, conocido como MECAFE. Entre 2008 y 2009 se convirtió en uno de los principales financistas de la campaña de Funes y al llegar éste a la presidencia ganó los más jugosos contratos en servicios de seguridad que vendió con su empresa COSASE.

Menéndez se desempeñó como presidente del CIFCO al inicio de la presidencia Funes, que obtuvo el poder aliado con el FMLN.

Estas son las propiedades allanadas: casa número 20 ubicada en la calle El Gorrión, Lomas de Altamira, San Salvador, que pertenece a COSASE pero que, de acuerdo a una publicación de El Faro.net a ella se mudó Funes después de entregar el poder en mayo de 2014; oficinas de COSASE en residencial Monte Carlo, avenida Bernal; oficinas administrativas de Menéndez en avenida Bernal; casa 57-A en Lomas de Altamira, calle Guacalchía, en la que vive Ada Mitchell Guzmán Sigüenza; oficina del despacho contable Benítez Ochoa, en colonia Escalón.

Alcides Ochoa Benítez fue juramentado el 5 de septiembre de 2012 como ministro de Agricultura. Tres años antes había sido uno de los financistas de la campaña de Funes. En la publicación de El Faro aparece en la cadena de amigos que participaron en la legalización de la casa de la colonia Altamira.

A principios de febrero de este año la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó juicio por sospechas de enriquecimiento ilícito por más de $600,000 contra Funes. De acuerdo con una investigación de la Sección de Probidad él gastó muchísimo más dinero del que pudo haber ganado como funcionario y todavía ahorró casi $200,000.

Funes es el segundo presidente desde los años 50 que enfrenta un proceso penal por corrupción. El primero fue el expresidente Francisco Flores acusado de desviar $15,000, 000 de la cooperación de Taiwán que terminaron en las arcas de ARENA.

Se escuchó en la 102nueve