El Salvador, viernes 17 de noviembre de 2017

“El impago es un capricho de Carlos Cáceres”

Por: Redacción 102nueve
abril 21, 2017

Las consecuencias que se vienen serán devastadoras para la economía.

Archivo

Si ARENA se negó a respaldar al Gobierno en la compra de más créditos para pagar las pensiones el Ministerio de Hacienda pudo irse por dos caminos más: tomar dinero de su partida presupuestaria o emitir Letras del Tesoro (LETES). Pero no hizo más que quedarse de brazos cruzados y aceptar, resignado, el default selectivo.

El impago que ahora tiene contra las cuerdas a El Salvador, por tanto, es simple y sencillamente un capricho de Carlos Cáceres, según el analista Luis Membreño.

“No es un problema de caja porque el Ministerio tiene mecanismos para pagar”, señaló en Frente a Frente de la TeleCorporación Salvadoreña (TCS).

Cuestionó, además, por qué en el Presupuesto General de la Nación 2017 el ministro puso $1,000 en la partida para pago de pensiones si sabía que era necesario, por lo menos, $230,000, 000.

Señaló que las consecuencias que se vienen serán devastadoras para la economía. Las empresas, el Estado y otras instituciones tendrán costos operativos más caros, el crédito en el extranjero se les cerrará, los préstamos serán más caros, la reputación del país será más negra, entre otros.

“Las fuentes de financiamiento se cierran o se encarecen”, comentó.

Especuló con que quizá el ministro Cáceres creyó que las consecuencias no serían tan catastróficas como ocurrió cuando en 2013 el Fondo de la Vivienda Popular (FONAVIPO) cayó en impago con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Pero ahora la historia ha sido otra.

“El default selectivo puede llevar a default generalizado”, advirtió.

Opinó, además, que detrás del impago hay alevosía, premeditación oscura, porque hasta enero el Estado funcionó con el presupuesto general 2016 en el que sí había dinero para pagar a las administradoras de pensiones los Fondos de Inversión Previsional (CIP) pero, con el presupuesto 2017, esa partida quedó dependiendo de un préstamo.

“Es inaudito como han permitido eso”, criticó. “Da pena que un país que tuvo grado de inversión hoy esté en categoría C al nivel de Grecia, Venezuela”, agregó.

Enrique Anaya, abogado del Comité de Trabajadores (CONTRADEFOP) dijo que en cualquier país el impago habría obligado a los miembros del gabinete económico a renunciar. En el país el ministro de Hacienda anda muy tranquilo, como si nada hubiera pasado.

“El impago es un capricho de Carlos Cáceres”

Por: Redacción 102nueve
abril 21, 2017

Las consecuencias que se vienen serán devastadoras para la economía.

Archivo

Las consecuencias que se vienen serán devastadoras para la economía.

Si ARENA se negó a respaldar al Gobierno en la compra de más créditos para pagar las pensiones el Ministerio de Hacienda pudo irse por dos caminos más: tomar dinero de su partida presupuestaria o emitir Letras del Tesoro (LETES). Pero no hizo más que quedarse de brazos cruzados y aceptar, resignado, el default selectivo.

El impago que ahora tiene contra las cuerdas a El Salvador, por tanto, es simple y sencillamente un capricho de Carlos Cáceres, según el analista Luis Membreño.

“No es un problema de caja porque el Ministerio tiene mecanismos para pagar”, señaló en Frente a Frente de la TeleCorporación Salvadoreña (TCS).

Cuestionó, además, por qué en el Presupuesto General de la Nación 2017 el ministro puso $1,000 en la partida para pago de pensiones si sabía que era necesario, por lo menos, $230,000, 000.

Señaló que las consecuencias que se vienen serán devastadoras para la economía. Las empresas, el Estado y otras instituciones tendrán costos operativos más caros, el crédito en el extranjero se les cerrará, los préstamos serán más caros, la reputación del país será más negra, entre otros.

“Las fuentes de financiamiento se cierran o se encarecen”, comentó.

Especuló con que quizá el ministro Cáceres creyó que las consecuencias no serían tan catastróficas como ocurrió cuando en 2013 el Fondo de la Vivienda Popular (FONAVIPO) cayó en impago con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Pero ahora la historia ha sido otra.

“El default selectivo puede llevar a default generalizado”, advirtió.

Opinó, además, que detrás del impago hay alevosía, premeditación oscura, porque hasta enero el Estado funcionó con el presupuesto general 2016 en el que sí había dinero para pagar a las administradoras de pensiones los Fondos de Inversión Previsional (CIP) pero, con el presupuesto 2017, esa partida quedó dependiendo de un préstamo.

“Es inaudito como han permitido eso”, criticó. “Da pena que un país que tuvo grado de inversión hoy esté en categoría C al nivel de Grecia, Venezuela”, agregó.

Enrique Anaya, abogado del Comité de Trabajadores (CONTRADEFOP) dijo que en cualquier país el impago habría obligado a los miembros del gabinete económico a renunciar. En el país el ministro de Hacienda anda muy tranquilo, como si nada hubiera pasado.

Se escuchó en la 102nueve