El Salvador, sábado 29 de abril de 2017

Detenido el heredero de Samsung por corrupción

Por: Redacción 102nueve
febrero 17, 2017

Lee, de 48 años, está en un centro de detención al sur de Seúl.

Internet

El escándalo de corrupción que afecta a la plana mayor política y económica de Corea del Sur traspasó este viernes una barrera hasta hace poco infranqueable: los grandes conglomerados familiares. Lee Jae-yong, heredero de Samsung y líder de facto del mayor grupo empresarial del país, fue detenido por su supuesta implicación en un escándalo de corrupción conocido como el caso de la Rasputina surcoreana, que provocó la destitución de la presidenta Park Geun-hye el pasado diciembre.

Un Tribunal del Distrito Central de Seúl decidió aceptar la petición de la Fiscalía, que por segunda vez en menos de un mes solicitaba el arresto de uno de los hombres más poderosos del país. Primero se acusó a Lee de soborno, malversación de fondos y de cometer perjurio, pero los jueces rechazaron emitir la orden porque consideraban que su arresto no estaba justificado. En los últimos días los fiscales aportaron pruebas adicionales y presentaron nuevos cargos, entre ellos el de obstrucción a la justicia y el de violar la ley que regula las transferencias de activos al extranjero, que han hecho cambiar de opinión a los jueces del mismo tribunal.

"Teniendo en cuenta los nuevos cargos y pruebas recogidas, reconocemos la justificación y la necesidad del arresto", ha dicho el juez acerca en su fallo, informa la agencia surcoreana Yonhap. Lee, de 48 años, está en un centro de detención al sur de Seúl, donde esperó la decisión del tribunal, que llegó tras una audiencia a puerta cerrada que ha durado todo el día. La Fiscalía puede forzar su encarcelamiento hasta durante 21 días antes de presentar cargos formales contra él.

El heredero de Samsung es sospechoso de haber ordenado a varias filiales del grupo que efectuaran pagos por valor de 43.000 millones de wones (unos 35 millones de euros) a la familia y fundaciones de Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina surcoreana" por ser confidente de la anterior presidenta Park y ejercer una enorme influencia sobre ella. A cambio, Samsung habría obtenido el apoyo del Gobierno a la fusión de dos de sus filiales y asegurado la sucesión de Lee al frente del conglomerado. El padre de Lee, el patriarca de Samsung Lee Kun-hee, está incapacitado desde que sufrió un ataque al corazón en 2014.

La empresa reiteró la inocencia de su líder. "Haremos todo lo posible para asegurar que la verdad sea revelada en futuros procesos judiciales", dijo en un escueto comunicado. Samsung ha admitido haber realizado donaciones a dos organizaciones sin ánimo de lucro propiedad de Choi, pero ha negado que estos pagos estén relacionados con la fusión de sus filiales o que se realizaran para obtener favores políticos a cambio. Está por ver cómo la detención de Lee afecta al desarrollo de la compañía, cuya actividad supone casi una cuarta parte de la economía surcoreana. Según los analistas, lo más probable es que con Lee bajo custodia las grandes inversiones o adquisiciones pendientes se paralicen.

La detención de Lee supone un punto de inflexión en Corea del Sur, cuyos ciudadanos recelan desde hace años de los estrechos vínculos existentes entre los grandes grupos familiares y la clase política, y que nadie hasta ahora se ha atrevido a investigar. El arresto de Lee, quizás el empresario de más alto perfil del país, abre la puerta a más detenciones de otros responsables de grandes empresas sospechosos de haber llevado a cabo prácticas similares. Los investigadores aseguran que hasta 53 compañías distintas hicieron donaciones de forma directa o indirecta a Choi.

El arresto del heredero de Samsung es un golpe también para la presidenta Park, que siempre ha rechazado las acusaciones de corrupción. Destituida por el Parlamento el pasado diciembre y suspendida en sus funciones, Park espera la decisión del Tribunal Constitucional del país, que dirimirá en marzo si fue apartada del poder de forma legal. Si los jueces le dan la razón, esta podría recuperar su puesto -aunque con una popularidad por los suelos- y seguir como presidenta hasta agotar su mandato, a finales de este año. Si, por el contrario, consideran que la decisión del legislativo surcoreano está justificada, el país deberá celebrar nuevas elecciones en un plazo de dos meses y la ya expresidenta quedará sin inmunidad legal, con lo que podrá ser acusada e ir a juicio.

*Tomado de El País.

Detenido el heredero de Samsung por corrupción

Por: Redacción 102nueve
febrero 17, 2017

Lee, de 48 años, está en un centro de detención al sur de Seúl.

Internet

Lee, de 48 años, está en un centro de detención al sur de Seúl.

El escándalo de corrupción que afecta a la plana mayor política y económica de Corea del Sur traspasó este viernes una barrera hasta hace poco infranqueable: los grandes conglomerados familiares. Lee Jae-yong, heredero de Samsung y líder de facto del mayor grupo empresarial del país, fue detenido por su supuesta implicación en un escándalo de corrupción conocido como el caso de la Rasputina surcoreana, que provocó la destitución de la presidenta Park Geun-hye el pasado diciembre.

Un Tribunal del Distrito Central de Seúl decidió aceptar la petición de la Fiscalía, que por segunda vez en menos de un mes solicitaba el arresto de uno de los hombres más poderosos del país. Primero se acusó a Lee de soborno, malversación de fondos y de cometer perjurio, pero los jueces rechazaron emitir la orden porque consideraban que su arresto no estaba justificado. En los últimos días los fiscales aportaron pruebas adicionales y presentaron nuevos cargos, entre ellos el de obstrucción a la justicia y el de violar la ley que regula las transferencias de activos al extranjero, que han hecho cambiar de opinión a los jueces del mismo tribunal.

"Teniendo en cuenta los nuevos cargos y pruebas recogidas, reconocemos la justificación y la necesidad del arresto", ha dicho el juez acerca en su fallo, informa la agencia surcoreana Yonhap. Lee, de 48 años, está en un centro de detención al sur de Seúl, donde esperó la decisión del tribunal, que llegó tras una audiencia a puerta cerrada que ha durado todo el día. La Fiscalía puede forzar su encarcelamiento hasta durante 21 días antes de presentar cargos formales contra él.

El heredero de Samsung es sospechoso de haber ordenado a varias filiales del grupo que efectuaran pagos por valor de 43.000 millones de wones (unos 35 millones de euros) a la familia y fundaciones de Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina surcoreana" por ser confidente de la anterior presidenta Park y ejercer una enorme influencia sobre ella. A cambio, Samsung habría obtenido el apoyo del Gobierno a la fusión de dos de sus filiales y asegurado la sucesión de Lee al frente del conglomerado. El padre de Lee, el patriarca de Samsung Lee Kun-hee, está incapacitado desde que sufrió un ataque al corazón en 2014.

La empresa reiteró la inocencia de su líder. "Haremos todo lo posible para asegurar que la verdad sea revelada en futuros procesos judiciales", dijo en un escueto comunicado. Samsung ha admitido haber realizado donaciones a dos organizaciones sin ánimo de lucro propiedad de Choi, pero ha negado que estos pagos estén relacionados con la fusión de sus filiales o que se realizaran para obtener favores políticos a cambio. Está por ver cómo la detención de Lee afecta al desarrollo de la compañía, cuya actividad supone casi una cuarta parte de la economía surcoreana. Según los analistas, lo más probable es que con Lee bajo custodia las grandes inversiones o adquisiciones pendientes se paralicen.

La detención de Lee supone un punto de inflexión en Corea del Sur, cuyos ciudadanos recelan desde hace años de los estrechos vínculos existentes entre los grandes grupos familiares y la clase política, y que nadie hasta ahora se ha atrevido a investigar. El arresto de Lee, quizás el empresario de más alto perfil del país, abre la puerta a más detenciones de otros responsables de grandes empresas sospechosos de haber llevado a cabo prácticas similares. Los investigadores aseguran que hasta 53 compañías distintas hicieron donaciones de forma directa o indirecta a Choi.

El arresto del heredero de Samsung es un golpe también para la presidenta Park, que siempre ha rechazado las acusaciones de corrupción. Destituida por el Parlamento el pasado diciembre y suspendida en sus funciones, Park espera la decisión del Tribunal Constitucional del país, que dirimirá en marzo si fue apartada del poder de forma legal. Si los jueces le dan la razón, esta podría recuperar su puesto -aunque con una popularidad por los suelos- y seguir como presidenta hasta agotar su mandato, a finales de este año. Si, por el contrario, consideran que la decisión del legislativo surcoreano está justificada, el país deberá celebrar nuevas elecciones en un plazo de dos meses y la ya expresidenta quedará sin inmunidad legal, con lo que podrá ser acusada e ir a juicio.

*Tomado de El País.

Se escuchó en la 102nueve