El Salvador, miércoles 26 de abril de 2017

Cómplice del "Descuartizador" encarcelado en Honduras

Por: Redacción 102nueve
febrero 5, 2017

En 2014 fingió su muerte. Pero pronto se descubrió que fue una ingeniosa estratagema. El hondureño vinculado a carteles de droga, cómplice de Rodrigo Chávez Palacios, “El Descuartizador”, ya está encarcelado en Honduras.

Foto: La Prensa de Honduras.

Raúl Fajardo: Hola, abogado.  ¿Ha avanzado?

Rodrigo Chávez: Aquí estoy picando duro… tuve que llevar a afilar el hacha y el machete y hasta mañana los dan.

Fajardo: ¿Pero todo tranquilo?

Chávez: Sí, nadie ha llamado. Todo está como si nada.

Fajardo: Bulla del finado. ¿Mal olor?

Chávez: Ya tiene un poco de olor, pero solo se siente al abrir la puerta del cuarto. Afuera no se siente.

Fajardo: ¿Ya se dieron cuenta?

Chávez: No, porque nadie ha hablado. Deben estar buscándolo. No hay señales de peligro.

Fajardo: Con alfombra ya estuviera listo.

Chávez: Sí,  pero es mejor picadito. Esa fue una gran idea. Ahora termino el cagadal.

Fajardo: ¿Usted está bien?

Chávez: Sí, todo tranquilo.

Fajardo: ¿Algún trauma sicológico?

Chávez: No, dormí rico.

Fajardo: ¿Se ensucia mucho en eso?

Chávez: Sí.

Fajardo: Hay que aprender el oficio.

Chávez: No es tan complicado.

Fajardo: Ahora ya tenemos maestro para la próxima.

Chávez: La parte más difícil son los pedacitos que quedan en el suelo. ¡Ja,ja,ja!

Fajardo: Es que no pega en el mismo lugar.

Chávez: Sí, falta práctica. Hay que practicar más con madera.

 Fajardo: El otro va a estar más fácil.

Chávez: Sí el otro será mejor. Más organizado con las herramientas listas.

Fajardo: Sí.

Chávez: Y una mascarilla porque sí que apestan.

Fajardo: Sí se nos olvidó, pero así cabe todo en las maletas.

Chávez: Sí, la cabeza en una bolsita y lo demás en las maletas.

 

***

La anterior no es una conversación extraída de un libro de asesinos. Lo anterior es un diálogo anexado al expediente judicial contra Rodrigo Chávez Palacios, conocido mediáticamente como “El descuartizador”,  condenado en 2015 a once años de prisión por haber asesinado y mutilado a Franklin Mendoza Ortiz, un empleado de la alcaldía de Santa Tecla.

La conversación estaba en el teléfono móvil de Chávez Palacios, quien a inicios de septiembre de 2014 se comunicó con Raúl Fajardo Vindel a través de mensajes de WhatsApp.

El primero es hijo de un reconocido político salvadoreño y el segundo es un hondureño vinculado a cárteles de la droga de su país.

A lo que se referían era a cómo se iban a deshacer del cadáver de Mendoza Ortiz, un estudiante que estaba por graduarse como arquitecto de una universidad privada del país. ´

Su cadáver fue mutilado y escondido en dos maletas que aparecieron en las principales calles del municipio de Antiguo Cuscatlán.

Chávez Palacios fue capturado días después y se conoció la trama del crimen. Mendoza Ortiz fue asesinado por un ajuste de cuentas. Raúl Fajardo Vindel vino desde Honduras a matarlo y luego se fue. Así consta en el expediente fiscal. Chávez Palacios se encargó de mutilar el cadáver y esparcirlo por las calles en unas maletas. Del hondureño poco se supo después.

Fingió su muerte

A finales de 2014, Fajardo Vindel fingió su muerte. Su plan fue ingenioso. Introdujo sus documentos personales en la ropa de una persona asesinada en la colonia Bográn de San Pedro Sula, Honduras.

Sin embargo, la Fiscalía de Honduras descubrió que el cadáver encontrado al interior de una bolsa en San Pedro Sula no era el de Fajardo Vindel, sino el de Kendin Omar Rivera, quien fue reconocido por sus familiares en una morgue hondureña.

En septiembre del año pasado, Farjardo Vindel fue capturado en una operación policial para rescatar a un empresario hondureño secuestrado por una banda criminal. El cómplice del descuartizador era parte de esa estructura.

Fajardo Vindel  fue encarcelado por secuestrar al empresario Daniel Mourra, a quien mantuvieron en cautiverio varios días.  Los secuestradores se pusieron en contacto con los familiares de la víctima y les exigieron 500 mil dólares a cambio de dejar al empresario en libertad.

Pero las autoridades realizaron una operación de rescate que fue exitosa. Los antecedentes policiales de Honduras indican que Fajardo Vindel  era investigado por los delitos de homicidio, tráfico de drogas, secuestro y otros. Ahora ya está encarcelado.

Acusados de secuestrar a un empresario. Fajardo Vindel viste una camiseta amarilla. Foto LaTribuna.  

Cómplice del "Descuartizador" encarcelado en Honduras

Por: Redacción 102nueve
febrero 5, 2017

En 2014 fingió su muerte. Pero pronto se descubrió que fue una ingeniosa estratagema. El hondureño vinculado a carteles de droga, cómplice de Rodrigo Chávez Palacios, “El Descuartizador”, ya está encarcelado en Honduras.

Foto: La Prensa de Honduras.

En 2014 fingió su muerte. Pero pronto se descubrió que fue una ingeniosa estratagema. El hondureño vinculado a carteles de droga, cómplice de Rodrigo Chávez Palacios, “El Descuartizador”, ya está encarcelado en Honduras.

Raúl Fajardo: Hola, abogado.  ¿Ha avanzado?

Rodrigo Chávez: Aquí estoy picando duro… tuve que llevar a afilar el hacha y el machete y hasta mañana los dan.

Fajardo: ¿Pero todo tranquilo?

Chávez: Sí, nadie ha llamado. Todo está como si nada.

Fajardo: Bulla del finado. ¿Mal olor?

Chávez: Ya tiene un poco de olor, pero solo se siente al abrir la puerta del cuarto. Afuera no se siente.

Fajardo: ¿Ya se dieron cuenta?

Chávez: No, porque nadie ha hablado. Deben estar buscándolo. No hay señales de peligro.

Fajardo: Con alfombra ya estuviera listo.

Chávez: Sí,  pero es mejor picadito. Esa fue una gran idea. Ahora termino el cagadal.

Fajardo: ¿Usted está bien?

Chávez: Sí, todo tranquilo.

Fajardo: ¿Algún trauma sicológico?

Chávez: No, dormí rico.

Fajardo: ¿Se ensucia mucho en eso?

Chávez: Sí.

Fajardo: Hay que aprender el oficio.

Chávez: No es tan complicado.

Fajardo: Ahora ya tenemos maestro para la próxima.

Chávez: La parte más difícil son los pedacitos que quedan en el suelo. ¡Ja,ja,ja!

Fajardo: Es que no pega en el mismo lugar.

Chávez: Sí, falta práctica. Hay que practicar más con madera.

 Fajardo: El otro va a estar más fácil.

Chávez: Sí el otro será mejor. Más organizado con las herramientas listas.

Fajardo: Sí.

Chávez: Y una mascarilla porque sí que apestan.

Fajardo: Sí se nos olvidó, pero así cabe todo en las maletas.

Chávez: Sí, la cabeza en una bolsita y lo demás en las maletas.

 

***

La anterior no es una conversación extraída de un libro de asesinos. Lo anterior es un diálogo anexado al expediente judicial contra Rodrigo Chávez Palacios, conocido mediáticamente como “El descuartizador”,  condenado en 2015 a once años de prisión por haber asesinado y mutilado a Franklin Mendoza Ortiz, un empleado de la alcaldía de Santa Tecla.

La conversación estaba en el teléfono móvil de Chávez Palacios, quien a inicios de septiembre de 2014 se comunicó con Raúl Fajardo Vindel a través de mensajes de WhatsApp.

El primero es hijo de un reconocido político salvadoreño y el segundo es un hondureño vinculado a cárteles de la droga de su país.

A lo que se referían era a cómo se iban a deshacer del cadáver de Mendoza Ortiz, un estudiante que estaba por graduarse como arquitecto de una universidad privada del país. ´

Su cadáver fue mutilado y escondido en dos maletas que aparecieron en las principales calles del municipio de Antiguo Cuscatlán.

Chávez Palacios fue capturado días después y se conoció la trama del crimen. Mendoza Ortiz fue asesinado por un ajuste de cuentas. Raúl Fajardo Vindel vino desde Honduras a matarlo y luego se fue. Así consta en el expediente fiscal. Chávez Palacios se encargó de mutilar el cadáver y esparcirlo por las calles en unas maletas. Del hondureño poco se supo después.

Fingió su muerte

A finales de 2014, Fajardo Vindel fingió su muerte. Su plan fue ingenioso. Introdujo sus documentos personales en la ropa de una persona asesinada en la colonia Bográn de San Pedro Sula, Honduras.

Sin embargo, la Fiscalía de Honduras descubrió que el cadáver encontrado al interior de una bolsa en San Pedro Sula no era el de Fajardo Vindel, sino el de Kendin Omar Rivera, quien fue reconocido por sus familiares en una morgue hondureña.

En septiembre del año pasado, Farjardo Vindel fue capturado en una operación policial para rescatar a un empresario hondureño secuestrado por una banda criminal. El cómplice del descuartizador era parte de esa estructura.

Fajardo Vindel  fue encarcelado por secuestrar al empresario Daniel Mourra, a quien mantuvieron en cautiverio varios días.  Los secuestradores se pusieron en contacto con los familiares de la víctima y les exigieron 500 mil dólares a cambio de dejar al empresario en libertad.

Pero las autoridades realizaron una operación de rescate que fue exitosa. Los antecedentes policiales de Honduras indican que Fajardo Vindel  era investigado por los delitos de homicidio, tráfico de drogas, secuestro y otros. Ahora ya está encarcelado.

Acusados de secuestrar a un empresario. Fajardo Vindel viste una camiseta amarilla. Foto LaTribuna.  

Se escuchó en la 102nueve