El Salvador, domingo 19 de noviembre de 2017

ARENA empezó y el FMLN no quiere distanciarse

Por: Redacción 102nueve.com
noviembre 12, 2017

Los movimientos en el FMLN son reacción a la agitación política de ARENA

102nueve

La prontitud con la que comienza la lotería por el poder presidencial y las batallas políticas  en ARENA y el FMLN, no es casual. Tampoco son repentinos los movimientos, renuncias y recomposiciones en esas agrupaciones.

Los primeros en adelantar la carrera por la candidatura presidencial fueron los areneros. Dos empresarios, herederos de fortunas de alto calado, soltaron las amarras y tomaron el timón de una batalla por la candidatura presidencial que es real, no virtual ni fingida,  como al principios creyeron algunos.

La batalla interna de ARENA, que culmina con otras tres precandidaturas presidenciales, una más significativa que otras y dos que nadan con tibieza, le dio buenos resultados al principal partido de oposición.

Lo que sucedió es que  estructuras formales de los dirigentes y colaboradores de ARENA que estaban con reuma, casi no se movían, y no mostraban  dirección frente a la historia, ni dinamismo, cambiaron de pronto.

Aunque eso no se muestra claramente en las encuestas de opinión, la irrupción de Javier Simán y Carlos Callejas, y más tarde el empresario farmaceútico Gustavo López, reactivó los cuadros más importantes de ARENA que antes estaban encharcados.

La ganancia para ARENA fue importante  como reacción y producto de los movimientos tempraneros hacia la candidatura presidencial: buena parte del aparato  histórico de las dirigencias locales se reactivó. 

Y aunque en las escuestas de opinión, las preferencias por ARENA no llegan ni a una cuarta parte de los votantes, al menos la maquina electoral está de pie y con ganas de enfrentarse al FMLN.

Hasta los fundadores de ARENA, que normalmente asumen un papel  menos dinámico, asumieron un papel en esta batalla. Un ejemplo de eso es que Roberto Ávila, uno de los fundadores de ese partido, se convirtió en jefe de campaña de López.

Entonces, un partido político que parecía detenido en el tiempo,  recobró energías, cambió la cara gracias a la aparición de empresarios que quieren llegar a la silla presidencial y a una pre campaña presidencialista prematura.

Esa suerte de reanimación partidaria y política de ARENA, que incluye una buena dosis de jóvenes, impactó al FMLN.

En la izquierda pronto se dieron cuenta que esa agrupación también necesita una reanimación de su estructura partidaria que, aunque más disciplinada y atada el foco central de sus dirigentes, urge recuperar la fe en una victoria para  las próximas elecciones presidenciales.

Hasta donde se sabe, en el FMLN siempre se ha creído que las elecciones de diputados y alcaldes vienen primero y luego hay que darle tiempo a la carrera presidencial.

Pero ahora se reconoce  que ante una buena dosis de éxito en las prácticas por la carrera presidencial prematura  de  ARENA, el FMLN repensó lo que debía hacer.

Una de las  tareas pendientes en el FMLN es reanimar a sus dirigentes, sobre todo después de representar un gobierno que, al menos en las encuestas, no alcanza una nota que le de energía a algo más que los dirigentes tradicionales.

Además, la expulsión de Nayib Bukele del FMLN causó el temor que la estructura se desangrara y resultase más golpeada de la cuenta. Por eso es que, por primera vez en mucho tiempo, tanto Gerson Martínez como el Vicepresidente Oscar Ortiz, aceptaron tener aspiraciones presidenciales.

Comenzar a darle vuelta a la ruleta electoral y plantear hombres y tendencias diferentes en el interior del FMLN podría ser, a criterio de algunos, el imán que hale mayores apoyos tanto para las elecciones de medio período como para las presidenciales.

Pero, en el fondo, lo que más estimularía las batallas internos dentro del FMLN sería la reconexión de una parte de la dirigencia que está lenta y sin mucha aspiración.

Oscar Ortiz, el vicepresidente de la República, es quien más posibilidades tendría de llegar a la candidatura presidencial. Principalmente basado en su enorme capacidad de trabajo y en lo aceptable que le resulta hasta los grupos empresariales.

Pero también Gerson Martínez tiene lo suyo. Posee carisma a imagen de un hombre honrado y buen ejecutor de obras públicas.

Pero la activación de los papeles de Ortiz y Martínez no son casuales. ARENA empezó. El FMLN le sigue atrás. La fórmula aparentemente da buenos resultados.

ARENA empezó y el FMLN no quiere distanciarse

Por: Redacción 102nueve.com
noviembre 12, 2017

Los movimientos en el FMLN son reacción a la agitación política de ARENA

102nueve

Los movimientos en el FMLN son reacción a la agitación política de ARENA

La prontitud con la que comienza la lotería por el poder presidencial y las batallas políticas  en ARENA y el FMLN, no es casual. Tampoco son repentinos los movimientos, renuncias y recomposiciones en esas agrupaciones.

Los primeros en adelantar la carrera por la candidatura presidencial fueron los areneros. Dos empresarios, herederos de fortunas de alto calado, soltaron las amarras y tomaron el timón de una batalla por la candidatura presidencial que es real, no virtual ni fingida,  como al principios creyeron algunos.

La batalla interna de ARENA, que culmina con otras tres precandidaturas presidenciales, una más significativa que otras y dos que nadan con tibieza, le dio buenos resultados al principal partido de oposición.

Lo que sucedió es que  estructuras formales de los dirigentes y colaboradores de ARENA que estaban con reuma, casi no se movían, y no mostraban  dirección frente a la historia, ni dinamismo, cambiaron de pronto.

Aunque eso no se muestra claramente en las encuestas de opinión, la irrupción de Javier Simán y Carlos Callejas, y más tarde el empresario farmaceútico Gustavo López, reactivó los cuadros más importantes de ARENA que antes estaban encharcados.

La ganancia para ARENA fue importante  como reacción y producto de los movimientos tempraneros hacia la candidatura presidencial: buena parte del aparato  histórico de las dirigencias locales se reactivó. 

Y aunque en las escuestas de opinión, las preferencias por ARENA no llegan ni a una cuarta parte de los votantes, al menos la maquina electoral está de pie y con ganas de enfrentarse al FMLN.

Hasta los fundadores de ARENA, que normalmente asumen un papel  menos dinámico, asumieron un papel en esta batalla. Un ejemplo de eso es que Roberto Ávila, uno de los fundadores de ese partido, se convirtió en jefe de campaña de López.

Entonces, un partido político que parecía detenido en el tiempo,  recobró energías, cambió la cara gracias a la aparición de empresarios que quieren llegar a la silla presidencial y a una pre campaña presidencialista prematura.

Esa suerte de reanimación partidaria y política de ARENA, que incluye una buena dosis de jóvenes, impactó al FMLN.

En la izquierda pronto se dieron cuenta que esa agrupación también necesita una reanimación de su estructura partidaria que, aunque más disciplinada y atada el foco central de sus dirigentes, urge recuperar la fe en una victoria para  las próximas elecciones presidenciales.

Hasta donde se sabe, en el FMLN siempre se ha creído que las elecciones de diputados y alcaldes vienen primero y luego hay que darle tiempo a la carrera presidencial.

Pero ahora se reconoce  que ante una buena dosis de éxito en las prácticas por la carrera presidencial prematura  de  ARENA, el FMLN repensó lo que debía hacer.

Una de las  tareas pendientes en el FMLN es reanimar a sus dirigentes, sobre todo después de representar un gobierno que, al menos en las encuestas, no alcanza una nota que le de energía a algo más que los dirigentes tradicionales.

Además, la expulsión de Nayib Bukele del FMLN causó el temor que la estructura se desangrara y resultase más golpeada de la cuenta. Por eso es que, por primera vez en mucho tiempo, tanto Gerson Martínez como el Vicepresidente Oscar Ortiz, aceptaron tener aspiraciones presidenciales.

Comenzar a darle vuelta a la ruleta electoral y plantear hombres y tendencias diferentes en el interior del FMLN podría ser, a criterio de algunos, el imán que hale mayores apoyos tanto para las elecciones de medio período como para las presidenciales.

Pero, en el fondo, lo que más estimularía las batallas internos dentro del FMLN sería la reconexión de una parte de la dirigencia que está lenta y sin mucha aspiración.

Oscar Ortiz, el vicepresidente de la República, es quien más posibilidades tendría de llegar a la candidatura presidencial. Principalmente basado en su enorme capacidad de trabajo y en lo aceptable que le resulta hasta los grupos empresariales.

Pero también Gerson Martínez tiene lo suyo. Posee carisma a imagen de un hombre honrado y buen ejecutor de obras públicas.

Pero la activación de los papeles de Ortiz y Martínez no son casuales. ARENA empezó. El FMLN le sigue atrás. La fórmula aparentemente da buenos resultados.

Se escuchó en la 102nueve