En análisis

Me asusté…luego confié

Elección de magistrados de la Sala de lo Constitucional

Por: Lafitte Fernández

Al principio me asusté. Sobre todo cuando un periódico reunió a un grupo de diputados actuales para hablar de la elección de los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional y no leí, una sola pregunta, referencia o respuesta, al hecho que los candidatos deben conocer derecho constitucional.

Los periodistas y diputados hablaron de todo menos de derecho constitucional en ese diario. Lo lamentable es que estuvieron abogados invitados, de esos que algunas veces sacan sus uñas para apropiarse, e influir, los nombramientos de magistrados.

Con los días se me ha quitado el susto, los temores. Sobre todo cuando Alex Pineda, y las otras dos periodistas que le acompañan en radio 102.nueve, comenzaron una cadena de entrevistas con la mayoría de candidatos  a magistrados electos con los  votos directos de los abogados.

Pronto me dí cuenta, sobre todo cuando en esa radioemisora sobraron preguntas sobre derecho constitucional, sus problemas y desafíos, las resoluciones sin precedentes de los actuales magistrados y otros temas de ese derecho fundamental.

Escuchar a algunos candidatos a magistrados me produjo un sabor diferente en la boca: sí existe material humano capaz de retomar la herencia de los actuales magistrados de la Sala de lo Constitucional o de resolver nuevos temas de un derecho esencial para la democracia y regular los disvaríos o flemas del poder.

Incluso, hay que ser honestos: dentro de los candidatos hay un par de mujeres que pueden sentarse en esa Sala Constitucional y con ello evitarán que  al  proceso democrático salvadoreño le nazcan tumores  o dañinas  extravagancias jurídicas.

Prefiero no mencionar nombres de candidatas o candidatos. No se trata de eso. Pero la percepción de sequía en las candidaturas ya no fue tal. A algunos amigos les pasó lo mismo.

Eso sí:los diputados deben ser cuidadosos con los nuevos nombramientos. Sobre todo después de que los actuales magistrados de la Sala de lo Constitucional tomaran decisiones judiciales que, aunque no gustaron a todos los sectores políticos, sembraron semillas, con simplicidad y potencia, de un buen desarrollo constitucional.

Confieso que a mí no me gustaron, ni aplaudí, unas cuentas resoluciones de la Sala de lo Constitucional. Pero no tengo duda que los actuales magistrados caminaron con una buena dosis de independencia, activaron un poder judicial que estaba embargado e intervenido por el Ejecutivo ( muchas veces con descaro) e invocaron temas estelares  para cualquier democracia.

Tampoco me gusta, por formación y principios, esa ley “bananera” como le llaman en Costa Rica, a la Ley de Extinción de Dominio que han tolerado los magistrados. Comparto, como se lo ha dicho en la cara la academia costarricense a la embajada estadounidense, que el mismo proyecto que se hizo ley en El Salvador viola garantías procesales básicas del ser humano.

Suscribo lo que se ha dicho en Costa Rica, y lo que ha frenado ahí la Ley de Extinción de Dominio: es falso que sea una ley que únicamente se aplica sólo en el territorio jurídico de los bienes. No es una jurisdicción civil. Todo lo que representa esa ley tiene una fuerte carga penal contra las personas. No sólo contra los bienes. Prueba de eso es que hasta interviene el Fiscal General en su aplicación.

Entonces no se puede mentir: si afecta personas, hay que darles a todas ellas todas las garantías procesales a las que obliga el ordenamiento jurídico y los derechos humanos. ¡Bonita prueba inicial sería este tema en la agenda de discusión para los nuevos cuatro magistrados constitucionales que se designen! Ojalá se les pida un criterio para que resuelvan escuchando todos los puntos de vista en un debate ampliado. No sólo deben escuchar  las presiones de una embajadora estadounidense en cuyo país ni se piensa en aprobar una ley similar. Yo me mantengo firme en ese curso. Pienso que advertir que es una ley que sólo afecta bienes, es un fraude jurídico de gran envergadura, como lo dicen todos los profesores de derecho penal costarricenses.

Por asuntos como ese, los diputados deben ser, esta vez, más cuidadosos que nunca en la elección de diputados. Coincido con la posición de FUSADES en el sentido de que hay que elegir magistrados independientes, con capacidad profesional y de una alto imperativo moral.

Pero no sólo los magistrados deben ser independientes. También los diputados que los nombren. Que nombren sin presiones de diplomáticos. Ni siquiera de la misma FUSADES. Pero a mi juicio, el más importante de todos los requisitos es que el candidato sepa y sea un estudioso del derecho constitucional. A la Sala de lo Constitucional no deben llegar analfabetas de ese tema.

De lo contrario, veremos lo que no  jamás debe suceder y que ha ocurrido: que se nombren a penalistas en la sala civil o a representantes de mafiosos y delincuentes en salas donde les maquillen sus asuntos. ¡El Salvador no merece eso! Y todos saben que no miento cuando escribo eso. Los abogados de mafiosos ya están instalados hace rato. Y a lo que se les debe temer es cuando inflan el poder con una falsa legitimidad.

Mostrar más

Artículos relacionados

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker